Metamorfosis=transformación, la transformación que se produce cuando la energía fluye libremente. Técnica metamórfica es, como dice su creador, el masaje de la transformación, el masaje que nos conecta a nivel de conciencia con los nueve meses vividos en el seno materno, considerando  que la mayoría de nuestros patrones y respuestas emocionales, tanto físicas como mentales que emocionales se forman durante la etapa de gestación, estableciendo los pilares fundamentales de la persona, está claro que cualquier eventual bloqueo energético durante dicho estadio tiene efectos persistentes de por vida. La vida, después de nacer, tiene sus raíces en este período prenatal: nuestra vida antes de nacer. Es esta estructura corporal la que debe ser liberada. Este es el trabajo de la Técnica Metamórfica  que  labora  con un toque suave e intuitivo sobre lo pies (motor del cambio, con ellos nos movemos); sobre  las manos (centro de la acción, a través de ellas tomamos lo que deseamos, en este trabajo nos ayudan a tomar las riendas de nuestra vida); y sobre  la cabeza (centro del pensamiento da dirección a todo el proceso de cambio), en ellos se reflejan una expresión completa de quienes somos, nuestras memorias y nuestras posibilidades.

Reconectando  al individuo con su período prenatal se recupera la  energía vital, que fue generada en el período de gestación; deshace cristalizaciones y bloqueos en el tiempo, la energía vital de la persona es libre de hacer lo que sea requerido, actualizándose el potencial de auto-curación. La persona es llamada a ser su propio sanador. No somos conscientes del cambio porque proviene de nuestro interior. Nosotros somos el cambio. Esta terapia está indicada para todas las edades, especialmente en niños y bebés, en las mujeres durante el embarazo,  en pacientes enfermos  e incluso en enfermos
terminales, ya que ayudaremos a la aceptación del tránsito que están a punto de emprender. Es de grande ayuda en pacientes autísticos y con síndrome de
Down  y  en todos casos de otras discapacidades psíquicas, ya que en casi todas ellas el problema se originó en los nueve meses de gestación.